lunes, 16 de octubre de 2017

El Chavismo arrasa en Venezuela.Henrique Capriles se quedon sin la gobernación del Estado de Miranda EL CHAVISMO ARRASA EN LAS ELECCIONES VENEZOLANAS.

Henrique Capriles se quedon sin la gobernación del Estado de Miranda

EL CHAVISMO ARRASA EN LAS ELECCIONES VENEZOLANAS

Guardar en Mis Noticias.
  
      Según informó el periódico mexicano "La Jornada" en la mañana de este lunes, “el chavismo arrasó en las elecciones venezolanas”.   El Partido Socialista Unificado de Venezuela (PSUV) ganó 17 de 23 gubernaturas en disputa, de acuerdo con cifras dadas a conocer por el Consejo Nacional Electoral (CNE), que dieron a la oposición la victoria en cinco estados.
      La presidenta del CNE, Tibisay Lucena, dijo que con 95.81 por ciento de conteo final y una participación de 61.14%  del padrón electoral, el chavismo obtuvo 17 gubernaturas con resultados con tendencias irreversibles, mientras sólo el Estado de Bolívar sigue en disputa.
     Como ha sucedido invariablemente a lo largo de los últimos 14 años, la oposición derechista no reconoció una vez más los resultados electorales. El jefe del comando de campaña de la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD), Gerardo Blyde, exigió que“se audite todo el proceso” y advirtió: “no reconocemos ninguno de los resultados”. “Tenemos serias dudas sobre los resultados que van a ser anunciados al país.
 HENRIQUE CAPRILES DERROTADO EN EL ESTADO DONDE GOBERNABA
        El resultado ha representado un duro revés para la oposición, que permanecía confiada en que la agitación en las calles  de meses atrás, así como la crisis económica por la que atraviesa el país les iba a permitir obtener sustanciosos réditos electorales. La oposición ni siquiera pudo retener la gobernación del  estado central de Miranda, que en los pasados dos comicios controló el líder opositor y ex candidato presidencial Henrique Capriles. En esta entidad se impuso Héctor Rodríguez.
     El oficialismo también derrotó al gobernador opositor de la región occidental de Lara, Henri Falcón, por intermedio de Carmen Meléndez. El chavismo triunfó igualmente en la región sureña de Amazonas, que también estaba en poder de la oposición. Los opositores ganaron en Táchira, Zulia, el estado insular de Nueva Esparta, Mérida y Anzoátegui.
       “El pueblo venezolano ha logrado a través del voto   ha logrado el triunfo de la paz y la democracia por medio del voto, aseguró ayer el presidente Nicolás Maduro, en la imagen durante una reunión en el puesto de comando presidencial desde el Palacio de Miraflores triunfo de la Paz y la Democracia #VenezuelaVictoriaPopular”, proclamó en Twitter el presidente Nicolás Maduro.
     También, una vez más, pese a que las proyecciones de los grandes medios de comunicación venezolanos   indicaban que la oposición ganaría en la mayoría de las entidades, no ha sido así. El dirigente Henrique CaprilesHabía admitido con antelación que concurrían  a estas elecciones a gubernaturas en las “peores condiciones” ante las acciones del CNE, que a última hora “reubicó” 274 centros de votación en los que la oposición había ganado en el pasado y afectó al menos a 700 mil votantes. 
      Por otra parte, la oposición ha reiterado que sus gobernadores no juramentarán ante la Asamblea Constituyente, porque considera que esta fue elegida de forma fraudulenta.eso significa que, al menos en principio, la oposición continúa exhibiendoel hacha de guerra.. No obstante, un Maduro tajante les advirtió: “El que no haga el juramento no asume el cargo y punto”.
        Más de 18 millones de venezolanos estaban llamados a sufragar para designar por cuatro años a los gobernadores de los 23 estados del país petrolero, después de cuatro meses de protestas que dejaron 125 muertos entre abril y junio.
    Antes de estas elecciones, el chavismo tenía 20 estados y la oposición tres.Encuestadoras como Delphos y Datanálisis habían indicado que si la abstención era baja la oposición podía ganar entre 11 y 18 gubernaturas de 23. Sin embargo, la participación electoral ha sido muy intensa, hecho que ha permitido que el chavismo salga plenamente  triunfante del reto de las gobernaturas de los estados.
       La oposición había pedido a sus seguidores superar la desilusión de no haber logrado el objetivo en las calles de sacar a Maduro del poder, y votar, más que por gobernadores, para castigar la gestión del mandatario. Este fue el primer duelo electoral desde su aplastante victoria en las parlamentarias de 2015, cuando rompió una hegemonía chavista de 18 años.
        Por su parte, ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, destacó el “civismo” de la contienda, descartó incidentes que lamentar, y expresó que esta jornada fue un “ejemplo para el mundo”. “El pueblo de Venezuela ha dado hoy nuevamente un ejemplo a sí mismo, pero también al mundo entero de cuánto queremos nosotros los venezolanos dirimir nuestras diferencias”, aseveró
        En este contexto, el presidente de Bolivia, Evo Morales, “recomendó un siquiatra al secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, para salvar la democracia latinoamericana".  “Por la vida de Luis Almagro, por la democracia del pueblo latinoamericano, hay que dotarle de un siquiatra al secretario general de la OEA”,escribió Morales este domingo en su cuenta oficial de Twitter.

[Presos políticos] La Audiencia Nacional encarcela sin fianza a Jordi Sánchez y Jordi Cuixart

[Presos políticos] La Audiencia Nacional encarcela sin fianza a Jordi Sánchez y Jordi Cuixart

Insurgente / Kaos en la red / La Haine
La magistrada Carmen Lamela de la Audiencia Nacional ha decretado prisión sin fianza para los presidentes de la ANC y Omniúm Cultural
Una Jueza condecorada por Interior con la medalla del mérito policial encarcela sin fianza a Jordi Sánchez y Jordi Cuixart; desde hoy, presos políticos
Tras dejar en libertad con medidas cautelares a Josep Lluis Trapero, mayor de los Mossos de escuadra y a Teresa Laplana, intendente de los mossos, la magistrada Carmen Lamela de la Audiencia Nacional ha decretado prisión sin fianza para Jordi Sánchez, presidente de la Asamblea Nacional de Cataluña y Jordi Cuixart, presidente de Omniúm Cultural acusados de un delito de "sedición".
La juez los considera "principales responsables" por su poder de convocatoria de las protestas que se desarrollaron el dia 20 de septiembre frente a la consejería de economía, cuando la policía llegó para efectuar un registro relacionado con el referéndum del 1 de octubre. 
Antes de esta decisión, Lamela había decidido dejar en libertad con las siguientes medidas cautelares: presentación cada 15 días en el juzgado más próximo a su domicilio, retirada del pasaporte y prohibición de salir del Estado español. Fiscalía pedía el ingreso en prisión de Trapero sin fianza y el de Laplana bajo fianza de 40.000 euros.
La ANC y Omniúm Cultural han convocado de urgencia una cacerolada en todo el país a las 22:00h, una parada mañana a las 12:00h delante de los puestos de trabajo y una concentración silenciosa delante de todas las delegaciones de gobierno de las cuatro capitales del Principat a las 19:00h.
Texto completo en: https://www.lahaine.org/la-audiencia-nacional-encarcela-sin.
https://youtu.be/qVkRnvf_N_I

El Che. Otras historias x Jorge Mansilla Torres Como muerto en combate iba a pasar el Che a la historia de las mentiras

El Che. Otras historias

Jorge Mansilla Torres
Como muerto en combate iba a pasar el Che a la historia de las mentiras
Eso si el periodista Albert Brun, de la Agencia France Press, no hubiese visto al médico José Martínez Caso caminando por el patio del hospital y al ratito enterarse de que al guerrillero lo habían matado apenas unas horas antes con una ráfaga de metralleta disparada desde corta distancia. El galeno le mostró el informe forense por él elaborado.
El periodista fotografió ese documento y regresó a la lavandería del hospital de Vallegrande, donde el general Joaquín Zenteno Anaya, comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Bolivia, seguía declarando ante la prensa que el guerrillero no quiso rendirse en el combate de ayer en la quebrada del Churo.
Aquella versión oficial duró dos días, porque el 11 de octubre por la noche supo el mundo que el Che había sido asesinado a mansalva en la escuela de La Higuera el lunes 9 de octubre de 1967. La noticia fue publicada por la AFP con la firma de Brun, el corresponsal franco-argelino enviado a Bolivia.
Se hilaron los hechos. Ernesto Guevara fue hecho prisionero el sábado 8 hacia el mediodía; herido de bala en un pie y, junto a otros tres combatientes, fue llevado hasta La Higuera. Su captor, el capitán ranger Gary Prado Salmón, que allí se enteró de que se trataba del célebre jefe guerrillero, lo llevó caminando hasta el poblado y ordenó encerrarlo en un aula de la escuela lugareña.
Esa misma noche, el Che fue atacado a puñetazos por el cubano Félix Rodríguez, un agente de la CIA. Inerme y maniatado, el guerrillero le escupió en la cara y aquél se le fue encima con furia. El oficial boliviano Eduardo Huerta Lorenzetti, encargado de vigilar al prisionero, los separó con energía y en el forcejeo el cubano fue derribado. ¡Indio de mierda, ya vas a saber quién soy yo!, le gritó Rodríguez al levantarse del suelo.
A las 6 horas del día 9 entró al aula la profesora Julia Cortez, amiga del teniente Panozo, para insultar al Che por terrorista invasor, pero nada pudo decirle "porque ese hombre me habló con mucho respeto de los maestros que enseñamos en estos lugares abandonados y hasta me corrigió una falta de ortografía de un escrito que dejé el día anterior en el pizarrón."
A las 10:45 llegaron hasta el prisionero Ninfa Arteaga y Élida Hidalgo, esposa e hija del telegrafista de La Higuera, llevándole una sopa de maní (un preparado de cacahuates), "que siempre invitamos a los forasteros". La profesora Élida, que había tramitado el permiso militar para esa visita, se quedó de guardia en la puerta mientras su mamá daba de comer al prisionero; "sin consultar con nadie le desamarré sus manos para que agarre la cuchara", explicaba la señora.
La orden de asesinar al Che provino de Washington y fue retransmitida desde La Paz a La Higuera por el presidente Barrientos Ortuño. Los jefes militares escogieron al sargento Mario Terán para ejecutar ese mandato; el oficial, se dice, se bebió media botella de singani, un licor de uva, para darse valor. Cuando, tambaleante, ingreso al aula, el prisionero lo miró fijamente y le dijo: Ponte sereno, cobarde, porque vas a matar a un hombre.
Eran las 13:40 cuando Terán Salazar accionó su metralleta M2 y disparó una ráfaga, se dice, de ocho tiros contra el cuerpo del Che que seguía maniatado. El combatiente murió en el acto.
Cumplida la orden imperial, el cadáver fue trasladado hasta Vallegrande, en una camilla de cuerdas que se ató a un patín del fuselaje de un pequeño helicóptero militar; en el breve viaje, el viento de la serranía abrió los ojos del Che y abiertos quedaron en su cuerpo expuesto sobre un poyo [banco de piedra] del Hospital Señor de Malta de Vallegrande.
Serían las cuatro de la tarde cuando Graciela Rodríguez, lavandera del nosocomio, en actitud espontánea limpió con un trapo húmedo el polvo del pecho y los pies del guerrillero. A las 17:15, la enfermera Susana Osinaga le acicaló pelos y barba con unas tijeras de cirugía; dos días después, al ver el rostro del guerrillero en la foto tomada por Johnny Alborta, dijo la doña que se estremeció al ver que la cara de aquel hombre se parecía a la de Cristo.
De esas cinco mujeres bolivianas que, sin militancia política ni consigna de nadie, se acercaron al Comandante en la hora de su infortunio, dos están con vida. La enfermera Osinaga reside en Vallegrande, en una casa frente al hotel México lindo y querido.
Estas historias fueron pergeñadas con datos aportados por los cronistas cubanos Adys Cupull y Froilán González y con escritos de periodistas e investigadores y testimonios de algunos sobrevivientes.
Después de ese muy movido octubre vallegrandino ocurrieron otros hechos que ninguna historia registra. Por ejemplo, un mediodía de enero de 1968, el médico Martínez Caso fue acribillado a tiros en un barrio comercial de La Paz. Su hermano Luis El Pollo Martínez, codirector del vespertino paceño Jornada, solía contarnos que, según testigos oculares, los pistoleros fueron dos jóvenes murukullus (bolivianismo por corte a ras de pelo) que huyeron calle Illampu abajo. Al parecer, aquel forense que habló con Brun no fue avisado por los militares de la versión de que el Che había muerto en combate.
El 9 de octubre de 1969, murió el ex oficial Eduardo Huerta presuntamente en un accidente vehicular al chocar su automóvil con un camión en la carretera de La Paz a Oruro. No hubo informe oficial al respecto, pero el cuerpo de Huerta tenía lesiones en el cuello. En ese entonces, era público que el joven sucrense solía decir hasta niveles de jactancia que él habló con el Che casi toda la noche y que el guerrillero le explicó las causas de su lucha, razón por la que él lo admiraba y quería como a un hermano mayor.
Relatos de periodistas y políticos de la época atribuían al ministro bancerista Arce Carpio, El Cubo, decir que quien podría saber algo de ese accidente era el capitán Andrés Sélich, amigo y confidente del Gato Rodríguez en su estadía en La Paz.
Si el periodismo es la historia de lo inmediato, muchos periodistas no hicimos esa tarea en los años setenta porque las dictaduras cortaron los hilos conectivos, fraguaron todo intento de investigación, aparte de que la cerrazón de los mandos militares fue a piedra y lodo, máxime con los reporteros marcados como enlaces urbanos de la guerrilla y fueron relegados a clandestinidad y destierro, como fue mi caso.
Ahí están, sin embargo, los hechos y lo que muchos sobrevivientes podrían revelar incluso en episodios más dramáticos y sangrientos, como los ajustes de cuentas entre represores y afines al histórico suceso que fue la presencia del Che en Bolivia hace medio siglo.

* Periodista boliviano
La Jornada
Texto completo en: https://www.lahaine.org/el-che-otras-historias

El Ché 16/10/2017 BOLIVIA, CUBA, NÉSTOR KOHAN [Vídeo] El pensamiento del Che Guevara hoy, a 50 años de su asesinato en Bolivia x Luis Hernández Navarro / Néstor Kohan Entrevista con Néstor Kohan realizada por el escritor mexicano Luis Hernández Navarro para Telesur. Programa 'Cruce de palabras'.

16/10/2017 :: BOLIVIACUBANÉSTOR KOHAN

[Vídeo] El pensamiento del Che Guevara hoy, a 50 años de su asesinato en Bolivia

Luis Hernández Navarro / Néstor Kohan
Entrevista con Néstor Kohan realizada por el escritor mexicano Luis Hernández Navarro para Telesur. Programa 'Cruce de palabras'. 26 minuntos
Texto completo en: https://www.lahaine.org/video-el-pensamiento-del-che

VENEZUELA. 17 de 22 gobernaciones fueron ganadas por la Revolución Bolivariana

VENEZUELA. 17 de 22 gobernaciones fueron ganadas por la Revolución Bolivariana

La presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, anunció que en los comicios celebrados en el día de ayer la Revolución Bolivariana ganó 17 de 22 gobernaciones —la oposición ha ganado cinco—. Con el 95,8% de los votos escrutados la tendencia ya era irreversible.
La participación fue del 61,14%, superior a 53,94 de los últimos comicios regionales de 2012. El chavismo obtuvo el 54 por ciento del voto nacional, frente a 45 por ciento de la oposición.
Estos son los representantes de las fuerzas de la Revolución Bolivariana que obtuvieron la victoria en las elecciones de gobernadores: Miguel Rodríguez, en Amazonas; Ramón Carrizalez, en Apure; Rodolfo Marco Torres, en Aragua; Argenis Chávez, en Barinas; Rafael Lacava, en Carabobo; Margaud Godoy, en Cojedes; Lizeta Hernández, en Delta Amacuro; Víctor Clark, en Falcón; José Vásquez, en Guárico; Carmen Meléndez, en Lara; Héctor Rodríguez, en Miranda; Yelitza Santaella, en Monagas; Rafael Calles, en Portuguesa; Edwin Rojas, en Sucre; Henry Rangel, Silva en Trujillo; Jorge Luis García Carneiro, en Vargas y Julio León Heredia, en Yaracuy.
Los candidatos de la oposición que ganaron gobernaciones son: Antonio Barreto (Anzoátegui), Ramón Guevara (Mérida), Alfredo Díaz (Nueva Esparta), Laidy Gómez (Táchira), todos de Acción Democrática (AD), y Juan Pablo Guanipa (Zulia), de Primero Justicia.

“Triunfó la paz, la patria grande, la Venezuela bolivariana y chavista”, dijo el presidente Nicolás Maduro

Celebró el triunfo de la Revolución Bolivariana en el Palacio de Miraflores. Maduro dijó que hoy “ha triunfado la paz, la patria grande, la Venezuela bolivariana y chavista”. El presidente no lo puso en duda: “el chavismo arrasó“.
Ante la pretensión de la oposición de alegar fraude, que es lo que siempre ha hecho, el mandatario pidió la realización del 100% de la auditoría de las papeletas de votación.
Maduro subrayó que las fuerzas revolucionarias obtuvieron el triunfo en 75% de los estados del país, mientras que en el conteo del voto nacional, el chavismo sacó 54% de los votos, nueve puntos de diferencia con la derecha.
Con esos resultados, aseguró, el chavismo demostró que “está vivo, está en la calle, está triunfante”.
Así mismo, Maduro reconoció la victoria de la oposición en las cinco gobernaciones anunciadas por el CNE y expresó: “Tiendo mi mano a los cinco gobernadores de la oposición para trabajar por sus regiones”, expresó el jefe de Estado. Y añadió: “Mi llamado es a la paz porque creo que es el único camino para recuperar la prosperidad económica y la estabilidad social”.

Arrolló el chavismo: hay que festejar pero que nadie baje la guardia

 Carlos Aznárez

El chavismo vuelve a ganar como el pasado 30 de julio, y gana por varias razones indiscutibles. La primera porque las elecciones se dieron en un marco de absoluta paz, sin ningún tipo de incidentes. Segundo porque el voto fue masivo, el bravo pueblo salió otra vez a votar con todo, como el pasado 30 de julio para la Constituyente. En un país donde el voto no es obligatorio salieron a cumplir con su mandato democrática el 61,4% de los votantes. El resultado oficial es implacable para quienes apostaron a la desaparición del chavismo: 17 gobernaciones sobre 22 quedaron para el PSUV. Y puede sumarse una más en las próximas horas, si se consolida el triunfo en el Estado Bolívar.
Además, para mayor escarnio de los que hasta hace pocos días apostaban a la violencia, el chavismo se impuso en Miranda, generando allí una victoria estratégica.
Esto no es un milagro, sino que es la mejor demostración de conciencia cívica e ideología revolucionaria que posee el pueblo de Chávez y de Maduro, esas mujeres y hombres que derrotaron a la violencia con su movilización en las calles y a través de las urnas. La democracia participativa es para ellos y ellas un arma invencible, y la han sabido usar de la misma manera que en los momentos más duros, siguieron construyendo Revolución.
La oposición ha quedado otra vez sin discurso y por más que sus padrinos Trump, Luis Almagro y la Unión Europea cacareen y amenacen, la verdad es la única realidad. No hay nada que pueda quebrar la dignidad y la valentía del pueblo venezolano que hoy,otra vez, ha arrollado al fascismo encubierto detrás de la MUD y sus orientadores internacionales.
Festejar la victoria pero no minimizar al enemigo
Derrotada nuevamente en el ámbito local, ahora a la oposición sólo le queda recostarse en la agresión internacional que se seguirá gestando, sin duda, con Estados Unidos como ariete fundamental. Por un lado, insistiendo en la idea de la intervención directa, y para ello podrían estar pensando en gestar lo que Almagro puso en práctica días atrás con la idea del “gobierno paralelo”. No es extraño que intenten lo que en otro momento trataron de hacer en la llamada “media luna” boliviana y que Evo Morales supo derrotar. En esta ocasión, no es de extraár que el Imperio trate de aprovechar la victoria de la oposición en los estados fronterizos, como Zulia, Táchira y Mérida, para imaginar allí una base de aterrizaje intervencionista.
En ese marco, los medios hegemónicos, que en los últimos días invisibilizaron la elección, ahora ya están cantando “fraude” y seguramente en los próximos días calentarán el ambiente nuevamente con el retorcido argumento que “la dictadura de Maduro” se ha “inventado” un triunfo que no es tal. El nivel de infamia que destilan estos medios no sorprende, pero frente a cada una de estas maniobras se volverá a levantar, sin dudas, el muro inexpugnable del pueblo bolivariano. El mismo que lanzó su grito de “no pasarán” el 30 de julio y que este 15 de octubre lo ha reafirmado plenamente.
A festejar entonces, en Venezuela y en la Patria Grande, pero a no bajar la guardia ni un tantito así, como diría el Che. Ya que el enemigo que se enfrenta es el mismo del que ya nos advirtieran Martí, Bolívar, Fidel y Chávez.
Resumen Latinoamericano
Texto completo en: https://www.lahaine.org/arrollo-el-chavismo-hay-que

De la Revolución de Octubre al ecocomunismo del siglo XXI

De la Revolución de Octubre al ecocomunismo del siglo XXI

Michael Löwy
Problemas nuevos han surgido, no previstos ni por Lenin ni por Trotsky; ni siquiera por Rosa Luxemburg, a pesar de su sensibilidad naturalista.
La Revolución de Octubre 1917 ha abierto un horizonte emancipador que no se ha agotado, a pesar de las traiciones, las decepciones y, finalmente, la brutal restauración capitalista. Se puede aplicar a la Revolución Rusa lo que escribía Kant en 1798 (en "Las disputa de las facultades") acerca de la Revolución Francesa:
Pues un fenómeno tal en la historia de los hombres ya no se olvida, pues ha revelado una disposición y una facultad para lo mejor en la naturaleza humana [...]. Pero aun cuando no se hubiera alcanzado ahora la finalidad que se procuraba lograr en este acontecimiento, aun si la revolución o la reforma de la Constitución de un pueblo haya fracasado [...] aquella profecía filosófica no pierde nada de su fuerza. Pues aquel acontecimiento es demasiado grande, está demasiado entretejido con el interés de la humanidad y, de acuerdo con su influencia, demasiado difundido por el mundo, en todas sus partes, como para que no emerja en el recuerdo de los pueblos, en cualquier ocasión con circunstancias propicias, y como para que no deba ser despertado con vistas a la repetición de intentos de este tipo (Kant, 1983: 361).

Los proyectos alternativos del siglo XXI no empiezan desde cero: pueden apoyarse en las grandes conquistas del Octubre Rojo. La Revolución Rusa nos enseña que, para cambiar la sociedad, es necesario romper con el capitalismo, establecer la propiedad colectiva de los grandes medios de producción y organizar la planificación de la actividad económica. Esto no quiere decir que no hayan existido límites, problemas y contradicciones, aun en los primeros tiempos heroicos del poder soviético. En su opúsculo La Revolución Rusa (1918), redactado en una prisión alemana, Rosa Luxemburg se solidarizaba con los bolcheviques "que han salvado el honor del socialismo internacional", pero criticaba varias de sus decisiones y orientaciones practicas. Algunas de estas criticas -acerca de la cuestión nacional y de la distribucion de la tierra a los campesinos - son bastante discutibles, pero otras, en particular sobre la democracia y la libertad de expresión, son profundamente acertadas. Con profética intuición, Rosa Luxemburg previo que la supresión de la democracia y de las libertades en los soviets llevarían a la burocratización y la dictadura. El triunfo de la burocracia estalinista à partir del 1924 es la trágica confirmación de esta advertencia.
Los revolucionarios y comunistas del siglo XXI no pueden, entretanto, limitarse a retomar los grandes principios del Octubre del 1917 en una versión más democrática y libertaria. Problemas nuevos han surgido, no previstos ni por Lenin ni por Trotsky; ni siquiera por Rosa Luxemburg, a pesar de su sensibilidad naturalista. Entre estos problemas, imprevistos y imprevisibles en 1917-1923, la cuestión ecológica es quizás el más importante para una reformulación, en nuestra época, del programa revolucionario. Necesitamos de un proyecto comunista alternativo al capitalismo; pero este proyecto tiene que incluir, de forma central, la relación de las sociedades humanas con el medio ambiente, con la naturaleza. El marxismo revolucionario es un pensamiento y una praxis en proceso permanente de transformación, reformulación, desarrollo. Limitarse a repetir, de forma dogmática y mecánica, los escritos de Marx o Trotsky, o tratar de copiar las experiencias revolucionarias del pasado, es un callejón sin salida. El mismo Marx nos da una lección, al transformar profundamente sus concepciones acerca del Estado o del proceso histórico, en función de nuevas experiencias, como la Comuna de París del 1871.
La crisis ecológica generada por el sistema capitalista ha creado, en nuestra época, una situación nueva, que los revolucionarios tienen que tener en cuenta. La Hidra Capitalista, como dicen nuestros compañeros zapatistas, es el responsable directo de la mayor amenaza que ha conocido en su historia la humanidad: la destrucción de los equilibrios ecológicos y, en particular, el cambio climático, el calentamiento global. Se trata de un proceso nefasto que ya comenzó y que podrá llevar, en las próximas décadas, a una catástrofe sin precedente en la historia: aumento de la temperatura, desertificación de las tierras, desaparición del agua potable, incendios de los bosques, multiplicación de los huracanes, elevación del nivel del mar; hasta que Londres, Ámsterdam, Venecia, Shanghai, Río de Janeiro y las demás ciudades marítimas queden bajo el agua.
Como escribió Daniel Bensaïd, el veredicto ecológico en contra del capital es despiadado: "En relación con la regulaciones de la biosfera, la racionalidad parcial del mercado funciona al precio de una irracionalidad global creciente" (Bensaïd, 2000: 128 y ss.). Hay un conflicto irreductible entre la temporalidad ecológica y la temporalidad del mercado.
La raíz del mal es sistémica, la causa del desastre es el capital, con su dinámica de expansión al infinito, de productivismo y consumismo desenfrenados. Necesitamos, por ende, proyectos alternativos radicales, que vayan a la raíz del problema. Es decir, alternativas anticapitalistas, antisistémicas, que alcanzan el corazón maléfico de la Hidra.
El ecosocialismo -o ecocomunismo, según la terminología propuesta por Daniel Bensaïd- es una propuesta alternativa radical, que resulta de la convergencia entre la reflexión ecológica y la reflexión socialista (marxista). Su premisa fundamental es que la preservación de un ambiente natural favorable a la vida en el planeta es incompatible con la lógica expansiva y destructora del sistema capitalista. No es posible salvar los equilibrios ecológicos fundamentales del planeta sin atacar al sistema; no se puede separar la luchar por la defensa de la naturaleza del combate por la transformación de la sociedad.
Existe hoy una corriente ecosocialista internacional que, en ocasión del Foro Social Mundial de Belem (enero de 2009), publicó una declaración sobre el cambio climático firmada por centenas de personas de decenas de países. Entre sus precursores se encuentran figuras como Manuel Sacristán (España), Raymond Williams (Inglaterra), André Gorz (Francia), James O'Connor (EEUU); y entre sus representantes actuales están el coautor del Manifiesto ecosocialista internacional, Joel Kovel (EEUU), el marxista ecológico John Bellamy Foster (EEUU) , el indigenista peruano Hugo Blanco, la ecofeminista canadense Terisa Turner, el marxista belga Daniel Tanuro, y muchos otros.
El ecocomunismo se diferencia de dos modelos inoperantes: 1) la ecología conformista, que adapta sus propuestas al mercado y busca desarrollar un "capitalismo verde" -una ilusión nefasta o, en muchos casos, una mistificación-; 2) el así llamado "socialismo real" (la fallida URSS, China, etcétera), un caricatura burocrática del socialismo, basado en una imitación servil del aparato técnico capitalista, y en un productivismo antiecológico tan destructor de la naturaleza como su equivalente occidental.
Muchos ecologistas critican a Marx por considerarlo un productivista. Tal crítica nos parece completamente equivocada: al hacer la crítica del fetichismo de la mercancía, es justamente Marx quien coloca la crítica más radical a la lógica productivista del capitalismo, la idea de que la producción de más y más mercancías es el objeto fundamental de la economía y de la sociedad.
El objetivo del socialismo, explica Marx, no es producir una cantidad infinita de bienes, sino reducir la jornada de trabajo, dar al trabajador tiempo libre para participar de la vida política, estudiar, jugar, amar. Por lo tanto, Marx proporciona las armas para una crítica radical del productivismo y, ante todo, del productivismo capitalista. En el primer volumen del El capital, Marx explica cómo el capitalismo agota, no solo las fuerzas del trabajador, sino también las propias fuerzas de la tierra, agotando las riquezas naturales. Así, esa perspectiva, esa sensibilidad, están presentes en los escritos de Marx; sin embargo, no ha sido suficientemente desarrollada.
Es verdad, sin embargo, que muchos marxistas consideran que la tarea de una revolución es únicamente cambiar las relaciones de producción, que se han convertido en trabas para el desarrollo de las fuerzas productivas. Para los ecosocialistas, se necesita una visión mucho más radical y profunda de lo que debe ser una revolución socialista. Se trata de transformar, no solo las relaciones de producción y las de propiedad, sino la propia estructura de las fuerzas productivas, la estructura del aparato productivo. Hay que aplicar al aparato productivo la misma lógica que Marx pensaba para el aparato de Estado a partir de la experiencia de la Comuna de París, cuando dijo que los trabajadores no pueden apropiarse del aparato del Estado burgués y usarlo al servicio del proletariado; esto no es posible, porque el aparato del Estado burgués nunca va a estar al servicio de los trabajadores. Entonces, se trata de destruir ese aparato de Estado y crear otro tipo de poder.
Esa lógica tiene que ser aplicada también al aparato productivo: este tiene que ser, si no destruido, al menos sí radicalmente transformado. Este no puede ser simplemente apropiado por las clases subalternas y puesto a trabajar al servicio de estas, pues necesita ser transformado estructuralmente. A manera de ejemplo, el sistema productivo capitalista funciona sobre la base de fuentes de energía fósiles, responsables del calentamiento global -el carbón y el petróleo-, de modo que un proceso de transición al socialismo solo sería posible cuando tuviera lugar la sustitución de esas formas de energía por energías renovables, que son el agua, el viento y, sobre todo, la energía solar.
Por eso, el ecocomunismo implica una revolución del proceso de producción, de las fuentes energéticas. Es imposible separar la idea de comunismo, es decir, de una nueva sociedad, de la idea de nuevas fuentes de energía, en particular del sol; algunos ecocomunistas hablan del comunismo solar, pues entre el calor, la energía del sol y el comunismo habría una especie de afinidad electiva.
 Pero no basta tampoco con transformar el aparato productivo y los modelos de propiedad; es necesario transformar también el patrón de consumo, todo el modo de vida en torno al consumo, que es el patrón del capitalismo, basado en la producción masiva de objetos artificiales, inútiles, y peligrosos. Por eso se trata de crear un nuevo modo de consumo y un nuevo modo de vida, basado en la satisfacción de las verdaderas necesidades sociales, que es algo completamente diferente de las presuntas y falsas necesidades producidas artificialmente por la publicidad capitalista. De ello se desprende pensar la revolución ecosocialista como una revolución de la vida cotidiana, como una revolución por la abolición de la cultura del dinero impuesta por el capitalismo.
Es necesaria una reorganización del conjunto de modo de producción y de consumo, basada en criterios exteriores al mercado capitalista: las necesidades reales de la población y la defensa del equilibrio ecológico. Esto significa una economía de transición al socialismo, en la cual la propia población -y no las "leyes de mercado" o una oficina política autoritaria- decidan, en un proceso de planificación democrática, las prioridades y las inversiones.
 Esta transición conduciría, no solo a un nuevo modo de producción y a una sociedad más igualitaria, más solidaría y más democrática, sino también a un modo de vida alternativo,a una nueva civilización ecosocialista más allá del reino del dinero, de los hábitos de consumo artificialmente inducidos por la publicidad y de la producción al infinito de mercancías inútiles. El "Buen Vivir" de la tradición indígena de las Américas es una importante fuente de inspiración para esta alternativa.
 El ecocomunismo no es solo la perspectiva de una nueva civilización, de una civilización de la solidaridad -en el sentido profundo de la palabra: solidaridad entre los humanos, pero también con la naturaleza-; es también una estrategia de lucha, desde aquí y ahora. No se trata de esperar hasta el día en que el mundo se transforme, sino de comenzar desde ahora a luchar por esos objetivos. Los indígenas de América Latina, desde las comunidades andinas del Perú hasta las montanas de Chiapas, están en la primera línea de este combate en defensa de la Madre Tierra, de la Pachamama, en contra de la Hidra Capitalista.
Así, el ecosocialismo es una estrategia de convergencia de las luchas sociales y ambientales, de las luchas de clases y de las luchas ecológicas, de las luchas indígenas y de las luchas de mujeres, contra el enemigo común que son las multinacionales del petróleo o de la minería, el neoliberalismo, la Organización Mundial del Comercio (OMC), el Fondo Monetario Internacional (FMI), el imperialismo americano, el capital financiero globalizado. Estas son algunas de las cabezas de la Hidra, que es el enemigo común de los pueblos del mundo entero.
Llevar adelante este combate es el mejor homenaje que podemos rendir a los revolucionarios de Octubre 1917.

----
Bibliografía
Bensaïd, Daniel, Le sourire du spectre. Nouvel esprit du communisme. París: Michalon, 2000.
Kant, Immanuel, "Der Streit der Fakultäten". En: -, Werke in sechs Bänden. Ed.de Wilhelm Weischedel. Darmstadt: WBG, 1983, vol. VI, pp. 265-393.
Texto completo en: https://www.lahaine.org/de-la-revolucion-de-octubre